martes, mayo 03, 2005

insomnio

te contaré despacio porque la noches largas, un café en mis manos, el cigarrillo en la cómoda y mi libro tirado
te contaré del trabajo extra, del control, del televisor, y de las mil vueltas que han sufrido mis sabanas y mi pobre almohada
los motivos que me enredan y a mis ojos alertan, son las cosas diarias que me habitan, el rumor de tu partida, mi soledad infinita, las tristezas que se quedan y esos sueños de grandeza; quiero mi cerebro pleno y mis manos útiles, quiero darles de beber y vestirlas de caricias que se llenen de suavidad y no se cansen de dar. Afuera el ruido de motores, los gritos de mi vecina, algunos pasos solitarios. La luna es sombría el cielo sigue llorando; tengo un zumbido en mi cabeza, me duelen sus desplantes, y que no siga mi paso, me duele tenerte cerca pero no sentir tus brazos, ahora pienso en lo nuestro porque no sigue creciendo pareciera que te has ido pero te miro aquí dentro, no se porque no te marchas y me dejas respirar sabes que si me sueltes moriré en vano afán, solo mirarle el rostro me recuerda que soy bella que la fuerza no se aparta y que yo se sonreír, tengo un sueño recurrente en donde siempre estas presente caminamos solitarios y ella juega con los peces, tú me cuentas los pasados yo te animo a ver de frente ambos miramos el árbol y el beso sabe a menta con un tinte de durazno, tu me abrazas fuertemente yo no me quiero soltar porque se que cuando ocurra mi sueño se acabara, te he mirado cocinando, cabalgando entre laderas te he bañado la frente y acariciado despacio, he perfumado tu cuerpo con un masaje eterno y un aroma a maderas me gusta saberte en mi y amarnos sobre la hierba, leer juntos los libros y ser actores de novela, me encanta cuando me enseñas de las cosas de la vida cuando me hablas en otra lengua y al oído me recitas la poesía que me eleva, aprendo a cantar contigo ya me sale la tonada, cocinamos juntos jugamos con la ensalada, siempre te sueño despierta y percibo tu loción siento como respiras y te veo en mi interior, como anhelo verme en tus ojos y decirte muy cerquita que ya no puedo dormir porque estoy pensando en ti.

michi