lunes, diciembre 18, 2006

El árbol

Libertad.

Si es un buen día para transmitir conocimientos de maestros, ancestros y mi propia experiencia, inicio así, sin preámbulos ni preparación alguna para ello.

Ello esta en mi y cada día amanece conmigo, es un gran árbol con su cimentada raíz, con tierra sobre sus pies, con colores, tronco fuerte pesado y probado para dar fruto, es cierto que tiene muchas ramificaciones y la impresión que llevo de cada una es nueva cuando pongo atención y cariño a los detalles, el sol acaricia sus hojas y con su luz atraviesa creando a veces luz, a veces sombra, pero ambas útiles para su existencia, para su apariencia, para poder vivir en compañía de otros árboles que le acompañan que a veces le apoyan o solo le permiten espacio para extender sus ramificaciones, si un instante este árbol florece descubre su belleza que proviene del centro de su corazón, no conoce, ni como, ni cuando da el fruto, Pero esta consciente de que debe saber, tener buen color, textura, forma, un agradable aroma, para ser atractivo, y aunque se desprenderá de ese gran árbol, teme creer que es suyo y para todos, ello siente una cruz atravesada en su interior que alcanza a tocar los 4 puntos cardinales al Norte mira al cielo siente y sabe de donde proviene y hacia donde ira, ello toca al Sur y sus cimientos en la tierra le permiten la objetividad de ver y caminar de aprender de todo lo que lo rodea, sea en la oscuridad, en la profundidad, en la superficie, con criaturas diferentes, con alimentos diferentes, se va permitiendo conocerse, al Oeste pide el recuerdo de la experiencia, pero olvida, si, olvida y comienza de nuevo en Un ciclo interminable de conectar un presente un aquí un ahora, así mismo el Este tira hacia el futuro hacia un deseo hacia un querer, pero se perdona y sonríe porque no tiene mas remedio que ver su suceder y retomar el presente el aquí y el ahora, entonces el Centro les juega una partida todo ya fue, ya es, y esta hecho, y pasa este instante y este también pero la cruz que esta cimentada permanece y lo que pareciera inmóvil, no lo esta porque esta viva porque el ir y venir es movimiento y el movimiento es vida, y a veces gira grados al Norte o al menos eso parece y se siente y luego se mira y se dirige al Sur, entonces se convierte en vara con dos puntas y entiendo que si esta Vertical u horizontal sigue siendo la misma vara, con sus puntos cardinales, con su tiempo, llamado presente, pasado, futuro, con su química cohesión, repulsión, adhesión, con su física, activo, pasivo, neutral, con lo mismo hoy, ayer, mañana, siempre.
El árbol en eso del tiempo y el espacio busca la fuerza, a veces pierde la objetividad o más bien la objetividad toma al árbol porque dentro de el mismo te repito esta lo que buscaba solo que no lo veía, no sabia como mirar, pues como si es un árbol, pero puede y se ancla con fuerza y recorre en un transitar tranquilo sus raíces, el tronco, las ramas, y sus hojas abiertas por donde penetra el sol y desciende entonces es tocado y transformado, y queda.

De pie atento, expuesto, abierto.
michi