lunes, diciembre 18, 2006

olas

Algunas veces no quisiera ser yo
pero soy
y como soy voy y puedo, y como puedo, quiero
y como quiero y puedo, entonces Soy




Hoy entro el sol por mi ventana, y su calidez llevo consigo regalos, recuerdos,
preciados cariños

hoy entro el sol por la ventana, tocando suavemente mi piel, emocionando sutilmente mi corazón
hoy que toco el sol con rayos dorados mi cama, mi rostro se ilumino en memorias y sonidos, de aroma a café, tequila y a sal de mar

hoy me toco su calor y el amor de su bella claridad.



Gráciles risas de niñas
con rizos cobrizos
y pose engarzada

gráciles talantes naturales
dadivosas
espontáneas

grácil bendición de Dios
de esencia libre
de nacimiento veraniego

gráciles frutos
extendidos entre tu amor y el mío.



Ayer extendí los brazos sobre ti y me deje llevar por tu marea
acariciaste cada poro de mi piel, reconocí la obra de tu amor
la firmeza de tu superioridad, y disfrute ser en ti
así en libertad sin temor, sin juicio, con suavidad abrí los membranas besados, recorridos y reconocidos, vivos y en un suspiro, la emoción voló y fue
ayer extendí los brazos sobre ti y sin temor, descanse en completa entrega en completa inclinación.


Mi hombre vital y limpio se acuna en la falda de su madre amada
a crecido sobre el yunque golpe tras golpe
y experimenta y existe y viaja
y tan solo una noche regala
pues no me prodiga nada de lo que a él le acompaña
es entonces, cuando me cuida y protege, cuando me ama, y sus nobles labios acompasan mi alma, por ello lloro, porque no es mío, se marcha y viaja, y se pliega mi calma, se vencen las ganas, mi hermano, mi amigo
es solo un recuerdo claro, tierno
tierno, claro que jamás se aparta
éxodo piadoso, ángel generoso




Si pudiera decir te amo, me gustas, de vez en vez
si pudiera escuchar, te amo me gustas de vez en vez
estallarían los sistemas, las constelaciones nacerían de nuevo

si pudiera dejar de sentir la indiferencia real o imaginaria, ascendería un paso mas
por ti por mi por ambos, y el lamento
el lamento quizá cesaría
en cambio tomo este plumero, y descuelgo la foto que fijo el momento
no sufro, discuto, la tomo y espero.



Lo que sabe a amor, es tratar a los demás con gentileza
tener la convicción de ser útil,
y vivir y respirar dándose cuenta
lo que sabe a amor, es no tener idea, pero, escuchar al corazón,
sentir el viento en las mejillas y el sudor en la frente
lo que sabe a amor, es perderse, hundirse y asomarse de nuevo para ver la luz.

lo que sabe a amor es llorar de nostalgia por una caricia,
y luchar por provocarla, mantenerla viva
lo que sabe a amor es reconocer su esencia, cualquiera que sea,
escucharse en los sonidos, vivirse en la obra, mirarse en el otro, descubrir el espejo, mirarse el alma

lo que sabe a amor es pertenecer sin afanarse, asirse con firmeza, soltar con ligereza
lo que sabe a amor, es ser con la vida, tener todo, conocer a Dios, ser uno con muchos





Sin pelearme
puedo sentir la risa de la niña en mi, puedo llorar, dolerme, sufrir, puedo escuchar la critica estas gorda, fea, no deseable. Puedo mirar al ogro, que grita, y espanta a mis nenas, puedo mimarlas, besarlas, buscarlas, puedo tomarlo, dejarlo, pasarlo, sin hacerme líos, y luego reírme de la sencillez del sentimiento, girar, cambiar o mantener.




Las notas de un piano, estremecen mi ser
Suave y calidad, musicalidad
arrebata mi sueño y lo presenta en un suspiro alegre, en torres y muros
altos enormes, que protegen el jardín de mis anhelos
es su claridad musical, la que me ayuda a mirarme mujer, mujer amada, cuidada, cautivada, sorpresiva, mágica
OH¡ delicioso piano, que con manos sabias es acariciado y acaricias al fantasma.
Son notas son toques, que lanzan palabras, historias de amor, lagrimas, mas lagrimas que calman mis deseo, abren los preceptos, el canon amado. Un nuevo comienzo



La vida, la verdad, la mentira, y el nacer de nuevo.
Hace un tiempo pensaba y no sentía o sentía y no pensaba o simplemente no pasaba nada de nada, o solo dormía, o solo moría.
Un tiempo no entendía el nacer y el nacer de nuevo, aprovechar el momento oportuno, el instante presente, ayer soñaba que amaba y pintaba de rosa el odio y el dolor, ayer y hos soy floja, mentirosa, y soñadora, soy útil, alegre y cuidadosa, soy lo que la vida precisa, paro ahora a cada instante, cada momento me quiero acompañar por el simple y mágico hecho de estar y ser si en verdad yo quiero ser.




Bajo el manto azul claro mis pasos recorren el camino empedrado, las aves se pasean a través de las translucidas ramas, ramas con fabulosas hojas tricolores, rojo, café, ocre, el tronco rojizo de este árbol tiene la corteza gruesa, huele a tierra ávida, así que mi sonrisa no espera al verme sorprendida por su ramificación rosada tan colorida, tan fresca, me topo con la puerta blanca, llámale destino, cotidianidad, lo de siempre, y al cruzar el umbral respiro, deseo y deseo ardientemente acariciar ligeramente, rozar tímidamente la superficie y capricho de su forma, le disfruto, como a pocas cosas, porque es tan fuerte su aroma a madera y roca, que el arrullo del viento al agitar sus hojas calman mi impulso y bajo la guardia en símbolo de entrega, de un sentido de perdida y afecto, emana la miel entre su abrazo y su sensualidad atraviesa mi sed en un beso profundo que a todas horas conmemora mi lengua, porque la humedad se desliza y el humor a pasión crece, como crece el palpitar de mi corazón, cuando en una cama de hojas se despojan las ropas y adoro lo que miro y siento.


365 días
apenas lo creo, y se fueron, transcurrieron los segundos, las sonrisas y el llanto, y como método implacable se repiten las historias y con entusiasmo algo permanece y algo cambia me transforma y temo olvidar el objetivo, no recordad la meta propuesta, a veces la marea me revuelca y no puedo mirar con claridad, otras veces la bóveda celeste con toda su inmensidad es obvia y me pregunto entre balance y equilibrio, pescando el movimiento y el paso de los tiempos, del espacio, del ir y venir, del segundero, a veces la dureza no me permite la libertad, luego baja la marea, y el nuevo impulso cumple la promesa de llevarme al nuevo instante, agradecida por vivir la vida, la tomo, la cuido consentida.
michi